5 pasos para cuidar la salud emocional de tus hijos

Como padres, la gran mayoría asumimos desde el nacimiento de nuestros hijos la responsabilidad de vigilar su salud. Estamos pendientes de conocer su peso y puntaje de Apgar. No nos perdemos ningún chequeo con el pediatra y ya no se diga la aplicación puntual de sus vacunas.

Pero ¿con qué frecuencia te has detenido a reflexionar y preguntarte qué tan emocionalmente saludables son tus hijos?

Rosa Isela Mézquita, presidenta de la Asociación Mexicana de Psiquiatría Infantil, afirmó en entrevista para Milenio: el 50 % de los trastornos mentales del adulto se gestan en la infancia y la adolescencia, lo cual nos hace reflexionar en la importancia de intervenir a tiempo.

El vertiginoso ritmo de vida nos impide ser meticulosos en este tipo de asuntos, especialmente cuando se han agravado problemas sociales como la violencia al interior del hogar, el bullying y el acceso a las drogas.

Acciones para estar en sintonía con la salud mental de tus hijos

Es común que muchas de las emociones de nuestros hijos las pasemos por alto; aquí algunas recomendaciones para prevenirlas, identificarlas y atenderlas.

Sé sensible a las señales de cambio

Los cambios de comportamiento en un niño son un indicador de que tiene dificultades. Si algún maestro lo ha reportado o no desea socializar, no lo ignores y mucho menos te burles de sus sentimientos.

No seas reactivo o paternal

Muchas ocasiones los menores se sienten decepcionados por detalles que aparentemente son insignificantes. Un día llegaste cansado y no le leíste el cuento nocturno. Al día siguiente se mostró frío contigo y tras preguntarle qué pasa él te lo confiesa y reaccionas a la defensiva, diciéndole molesto que llegaste cansado, que trabajas mucho por la familia.

La mejor respuesta debió ser una disculpa porque incumpliste un compromiso. Eso suaviza las cosas y da un ejemplo positivo.

Invita a tus hijos a pasar tiempo contigo

Cuando compartimos tiempo con los hijos lo más importante es la calidad, no la cantidad. Un momento, por breve que sea, en el que ellos dirijan las actividades y el juego será más valioso que horas de compañía física pero no emocional y de intercambio.

Ante problemas inusuales, ayuda profesional

Si un niño muestra ansiedad, miedo, ira o estrés inusual, es importante obtener ayuda profesional. No te sientas apenado cuando algo se salga de control. Cuanto más pronto se detecte y atienda un problema, mejor serán los resultados.

Cuida tu propia salud mental

Priorizar las necesidades de tus hijos está bien, pero sin descuidar las tuyas. Los niños son un reflejo de sus padres. Hacernos los valientes o enmascarar nuestros sentimientos no es una solución, ya que ellos lo percibirán con lamentables consecuencias.

Muchas de las emociones de nuestros hijos las pasamos por alto, a partir de ahora presta más atención a cómo se sienten en lugar de cómo se comportan.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados