La influencia de las mascotas en el desarrollo de tus hijos

“El tener mascotas fortalece el sistema inmunológico de tus hijos y ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares”


Hoy en día es fuertemente reconocido el impacto benefactor que brindan las mascotas en la vida de los seres humanos en cuanto a salud y bienestar se refiere; estos aportes se vuelven aún más importantes en la vida de los niños en comparación a la de los adultos, ya que funcionan perfectamente como complemento en su desarrollo personal. Los rubros que se ven directamente beneficiados son el fisiológico, psicológico, social e incluso terapéutico para los niños que lo requieran. 


A pesar de que existen muchas mascotas que brindan la mayoría de beneficios que mencionaremos, nos enfocaremos en los preferidos de los peques, los perros y gatos. 


BENEFICIOS A SU SALUD FÍSICA 


Uno de los grandes miedos de los padres a la hora de llevar una mascota a su casa se encuentra en los riesgos a la salud de sus pequeños que pueden transmitirles los peluditos u otras mascotas. Sin embargo, diversos estudios demuestran que, si el mantenimiento de la mascota se realiza de la forma correcta, tus hijos y tu familia adquirirán grandes beneficios a su salud física. 


De acuerdo con el artículo desarrollado por científicos de la universidad de Turku (Finlandia), publicado en el Journal of Allergy and Clinical Immunology, el cual buscaba determinar si el tener mascotas como perros y gatos en casa puede influir sobre el desarrollo de enfermedades alérgicas como el asma, la atopia y la rinitis alérgica, reveló que los niños que mantienen una interacción con estas mascotas a temprana edad, cuentan con una mayor longevidad en comparación a los que no la tienen. La razón de esto se encuentra en que los niños que conviven con animales tienen el doble de posibilidades de llevar una bacteria animal en la flora intestinal en comparación a los que no lo hacen, las cuales fortalecen el sistema inmunológico, actuando como un factor protector contra las enfermedades alérgicas mencionadas con anterioridad y disminuyendo la probabilidad de desarrollar alergias provenientes de algunos alimentos.


El tener mascotas influye también favorablemente en otros aspectos de la salud física de los pequeños y grandes de la familia. Por un lado, ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares, esto gracias a que influyen en reducir la ansiedad, la frecuencia cardíaca y el estrés por soledad, además de que se liberan endorfinas al acariciar a las mascotas. Por otro lado, los dueños de perros tienen una mayor actividad física en comparación con aquellos que no los poseen; estos peluditos casi siempre se muestran dispuestos a jugar, correr y brincar de un lado a otro, esto aunado a la necesidad de pasearlos constantemente, le brinda a tus hijos innumerables oportunidades de interacción social y ejercicio, ambos aspectos ausentes en muchas de las actividades lúdicas modernas para niños, lo que les permitirá desarrollar una mejor salud física en comparación a otros niños. 


Además, muchos animales y en especial los mamíferos, saben diferenciar perfectamente a un humano adulto de un niño, por lo que, al igual que el humano, tienen que cuidar a los más pequeños de la manada para que puedan sobrevivir la edad temprana. Esta característica hace que los perros sean un excelente acompañante para tus hijos, en especial los más pequeños, ya que al ser los miembros más pequeños de su manada, no dudarán en dar su vida para protegerlos de distintos riesgos que pueden enfrentar, como otros animales e incluso personas que quieran dañar a tus hijos o a otro miembro de la familia. 


BENEFICIOS A SU SALUD PSICOLÓGICA 


Complementando los beneficios físicos mencionados con anterioridad que aportan estos peluditos a tus hijos, también se encuentran algunos psicológicos difíciles de ignorar. En cuanto a su felicidad proveniente de sus actividades de ocio se refiere, el 50% de los niños asocian al perro o gato con su ¨compañero de actividades y juegos¨ e incluso ocho de cada diez niños de entre 9 y 12 años prefieren jugar con sus mascotas antes que con videojuegos. 


Las mascotas ayudan también a disminuir las alteraciones psicológicas, ya que muchas de ellas experimentan emociones parecidas a las de los humanos; los perros, por ejemplo, sienten emociones como la vergüenza y la tristeza y son muy perceptivos, por lo que pueden percibir este tipo de emociones en tus peques y convertirse en su acompañante incondicional en los momentos más difíciles de su vida. De esta manera, la mayoría de los niños acuden habitualmente con sus mascotas en búsqueda de consuelo en situaciones en donde no existe la confianza de expresar ciertos pensamientos y/o emociones con sus padres, hermanos, otros familiares e incluso con amigos, por motivos de críticas o posibles situaciones vergonzosas, ya que no los critican ni juzgan por su condición. Además, muchos de ellos hablan con sus mascotas y creen que éstas les escuchan y comprenden sobre cómo se sienten, especialmente cuando están enfadados o deprimidos, lo cual impacta increíblemente en su salud psicológica y emocional, ya que actúan como sus confidentes y esto les ayuda a desahogarse y reducir el enojo, la depresión, ansiedad, frustración, tristeza, miedo, duelo y la sensación de soledad. 


Una gran lección que pueden brindar las mascotas en la vida de tus hijos es la pérdida de un ser querido, ya que los niños y en general el ser humano, suelen establecer fuertes vínculos con sus mascotas y, al tener un promedio de vida más corto que los humanos, es extremadamente probable que tus hijos experimenten las primeras pérdidas afectivas y de duelo con una o más de sus mascotas, por lo que su ausencia puede ser una oportunidad para prepararlo en cuanto a cómo lidiar con otras pérdidas inevitables, tales como la muerte de un abuelito u otro ser querido. Es importante no desvalorizar el impacto tan grande que la pérdida de su compañerito peludo o de otra mascota puede representar para su vida. 


BENEFICIOS SOCIALES 


Los humanos somos seres sociales por naturaleza, ya que hemos sobrevivido y evolucionado trabajando en conjunto. Los perros y gatos, principalmente los perros, son fuertemente reconocidos como los mejores amigos del hombre por los diversos aportes que nos brindan. Entre ellos se encuentran las lecciones sociales que ayudarán a tus hijos a mejorar sus relaciones interpersonales con las personas con las que interactuarán en el transcurso de su vida, inculcandoles valores básicos como la responsabilidad, lealtad, empatía, amabilidad, tolerancia, amistad, felicidad, compasión, igualdad, confianza, respeto y amor. De hecho, un estudio demostró que los propietarios de animales tienen una mayor facilidad de socialización y de establecer un vínculo de confianza en sus relaciones, así como de tener una mayor participación en eventos comunitarios gracias a la interacción extra con otras personas y sus mascotas que existe en sus fraccionamientos, parques y otras áreas recreativas. 

De otra manera, los cuidados que requieren sus mascotas como el paseo, la alimentación, el cepillado o la limpieza, permiten que los niños perciban la importancia de cuidar a los demás y responsabilizarse de ellos, por lo que los niños empiezan a sentirse capaces de cuidar a otro ser vivo y les puede ser de gran utilidad al momento de convertirse en esposos, padres, jefes o al adquirir la tarea de cuidar de sus hermanos, otros parientes o personas. Por su parte, la asociación Somos Humanymal índica que los niños que tienen la capacidad de empatizar con otros, incluyendo animales, son más propensos a convertirse en adultos bondadosos y considerados con los demás, además de mejorar su autoestima. 


ASPECTOS A CONSIDERAR 


Si bien consideramos que la presencia de una mascota en la vida de tu hijo aporta muchos más beneficios, no todo es miel sobre hojuelas y existen algunos temas que tienes que considerar antes de llevar una mascota a casa, ya que las cosas se pueden complicar en cualquier momento si no tomas las precauciones necesarias.


Para empezar, no todos los animales están recomendados para ser mascotas de niños, por tal razón, es esencial conocer y elegir cuáles son las más adecuadas para tus hijos. El tener una mascota en casa, en especial los perros, implica compromiso, dedicación y responsabilidad, por lo que tus hijos tendrán la oportunidad de desarrollar una gran disciplina y alejarse de malos hábitos si se responsabilizan debidamente de sus cuidados. Sin embargo, tenemos que admitir que ese grado de responsabilidad, junto con sus actividades escolares y de otra índole, pueden convertirse en un peso que finalmente resulte en que tu hijo rompa la promesa de cumplir todos los cuidados que prometió antes de tenerla y empiece a descuidar a su mascota, lo que puede reflejar depresión, enfermedad e incluso la muerte del animal por falta de atención adecuada. Los adultos juegan un rol importante en el cuidado y pueden asignarles tareas de acuerdo a su edad, como alimentar a la mascota, cambiarle el agua, limpiar sus juguetes, peinarlos, jugar con ellos o darles paseos. De esta manera los niños no verán la responsabilidad como el tener que hacer algo porque les toca, sino porque ayuda a otros a estar mejor y de paso se divierten. 


Por otro lado, contrario a lo que mencionamos con anterioridad, es cierto que también existen riesgos de que alguno de tus hijos u otro miembro de la familia contraiga alguna enfermedad proveniente de su mascota, al igual que tu mascota lo puede hacer por el contacto con otro animal, una mala alimentación o falta de limpieza necesaria, por lo que es fundamental asegurarte que ningún integrante sufra de alguna alergia, enseñarles a tus hijos a lavarse las manos después de jugar con los animales, principalmente luego de tocar cualquier objeto que pertenezca a su ambiente, lavar y desinfectar todos los artículos y espacios frecuentes de la mascota, llevarla al veterinario para exámenes físicos rutinarios, y evitar el contacto con otros animales de los que puedan contraer enfermedades infectocontagiosas. 


Existen otros puntos muy importantes a considerar para ofrecerles una mejor calidad de vida a tus mascotas y a tus hijos, por ejemplo:

  • Adecuar espacios para la mascota en la casa, 
  • Asegurarse de que siempre haya alguien que cuide de la mascota
  • Cuidar de la salud y estado físico del animalito
  • Entrenamiento y educación de la mascota
  • Pasear constantemente a la mascota
  • Escoger el alimento ideal para tu mascota
  • Comprar juguetes y accesorios para su entretenimiento
  • Enseñar a convivir con otros animales y personas, etc. 

Ahora que ya sabes todos los retos que involucran llevar una mascota a su hogar, analiza las siguientes variables antes de comprometerte a adquirirlas: ¿con cuánto tiempo libre y disposición cuenta su hijo y quienes ayudarán al cuidado?, ¿tiene el suficiente espacio adentro y afuera de su casa?, ¿qué tan a menudo viaja?, ¿es compatible el animal con el estilo de vida de la familia?, y por último, ¿cuenta con la capacidad económica para sus cuidados, alimentación y mantenimiento? 


CONCLUSIÓN: 


Como podemos observar, una mascota puede ser una excelente inversión en el desarrollo de tus peques, no deja de sorprendernos como estos seres pueden ayudar a mantener la salud tanto física como psicológica de tus hijos, por lo que es importante agradecer su compañía con cada acto. No obstante, también se pueden convertir en una carga para ellos y para toda la familia, así que asegúrate de analizar todo el panorama antes de llevar un compañerito a tu hogar en este increíble viaje llamado vida. En Million Hands reforzamos nuestro mensaje de tolerancia, inclusión y amor, expresando nuestro cariño y respeto a todas las mascotas y otros animalitos que hacen de nuestro planeta un lugar mejor.

Leave a comment

All comments are moderated before being published